Francisco Rangel Escobar: Bolívar, el libertador

Padre de la Patria

La Negra Hipólita – Más que un pecho para Bolívar

Francisco Rangel Escobar

Hurgando en la historia, Francisco Rangel Escobar se encontró con que después del nacimiento de Simón Bolívar, su madre, Doña María Concepción Palacios Blanco, tuvo problemas de salud, impidiéndole su delicado estado, amamantar al recién nacido. Es por esto que se le confiere la obligación de ser nodriza a Hipólita Bolívar, esclava de la familia Bolívar Palacios, quien para ese entonces también había dado a luz a un niño, en la Hacienda “El Ingenio”, ubicada en San Mateo.

 

Esta mujer de piel oscura se le conoce en la historia como Negra Hipólita, quien no sólo amamantó al Libertador Simón Bolívar, también se encargó de él sus primeros años cuando murió su padre, le impartió enseñanzas de vida, lo vio crecer y lo acompañó en algunas de sus batallas. Esto fue de mucho valor para Bolívar, quien se refirió a la esclava como su madre Hipólita, fuente de leche que alimentó su vida, en una carta que envió a su hermana María Antonia, donde además le pedía que le diera a Hipólita todo lo que quisiera.

 

En 1821, Bolívar le concedió la libertad a la negra Hipólita. Según registros, después de las batallas de San Mateo en 1827, al pasar Bolívar a través de la multitud que lo recibió, alcanzó a ver a la negra Hipólita, dirigiéndose de inmediato hacia donde estaba ella y dándole un gran abrazo. Los lazos afectivos que existían entre ellos eran muy fuertes.

 

Parte de esta información la vio Francisco Rangel Escobar en los sitios que te invita a visitar:

http://www.ilustres.com.ve/negra-hipolita-3/
http://www.carmelopaiva.com/Negra%20Hipolita.pdf

 


Pintura representativa de la Negra Hipólita y Bolívar

Representación de la Negra Hipólita junto al pequeño Bolívar

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Switch to our mobile site