Francisco Rangel Escobar: Bolívar escribió la Carta de Jamaica hace 201 años

El 6 de septiembre de 1815, el Libertador Simón Bolívar escribió la Carta de Jamaica. Este escrito era dirigido a Henry Cullenciudadano inglés al que Bolívar le explicaba las causas de la perdida de la Segunda República en Venezuela, además de esto, hablaba sobre  lo necesario que era que los países europeos apoyaran el movimiento independentista en América.

Francisco Rangel Escobar
Carta de Jamaica

Francisco Rangel Escobar explica que El Libertador analiza en esta carta los esfuerzos realizados por los diferentes movimientos patriotas, estudiando a los pueblos hispanoamericanos política, cultural y sociológicamente, analizando las fortalezas y debilidades, pero además dando el por qué los pueblos  hispanoamericanos buscaban su independencia ante los españoles, esperando tener el apoyo de los países del mundo para conseguir tal fin.

Bolívar como punto final de la Carta de Jamaica explicaba la necesidad de que los países latinoamericanos formaran una sola república, para así hacer un contrapeso para las grandes potencias y sus ambiciones.

Francisco Rangel Escobar
Simón Bolívar

A pesar de que esta carta estaba dirigida a una persona en particular, muchos han pensado que a través de ella se buscaba la intervención de los gobernantes ingleses en pro de la independencia.

El documento más antiguo de esta carta está en inglés y fue impreso en 1818 por la publicación inglesa “Jamaican Quaterly and Literary Gazzette”. Esta se encuentra a buen resguardo en el Archivo Nacional de Colombia, en el Fondo de la Secretaría de Guerra y Marina Volumen 323. Es en 1833 cuando aparece impresa la versión en español de tan importante documento histórico en el volumen XXI, de la Colección de “Documentos Relativos a la Vida Pública de El Libertador“, reunida por Francisco Javier Yánez y Cristóbal Mendoza.

Ciertamente, Bolívar siempre fue un visionario que lograba explicar muy bien lo que quería, haciendo gala de su verbo erudito, pero además su conocimiento del arte de la guerra lo hacía buscar lo que necesitaba para lograr el fin planeado. Por todo esto, Bolívar pasó a la historia como uno de los hombres más importantes del mundo.

Por Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar: Bolívar y sus razones para luchar

Simón Bolívar conocido, también, como el Libertador de Las Américas, supo trabajar fuertemente para ganarse este título. Su arduo trabajo y su magistral conocimiento del arte de la guerra, además de ser todo un estadista, lo llevaron a participar en el proceso de independencia de cinco naciones: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Francisco Rangel Escobar
                                                                   Simón Bolívar

Francisco Rangel Escobar explica que la liberación de cada una de las naciones, implicó una gran lucha de miles de soldados, que creían en los ideales de un joven que, a pesar de haber nacido en cuna de oro, tenía una gran visión política y un profundo amor por su tierra. Todo esto lo impulsó a recorrer muchos caminos con el fin de cumplir sus promesas para con su tierra.

Entre las razones que motivaron a Bolívar a luchar por la igualdad y la libertad, se encuentra: “Estábamos (explicaría Bolívar más tarde) abstraídos y, digámoslo así, ausentes del universo en cuanto es relativo a la ciencia del gobierno y administración del Estado. Jamás éramos virreyes ni gobernadores sino por causas muy extraordinarias; arzobispos y obispos pocas veces; diplomáticos nunca; militares sólo en calidad de subalternos; nobles, sin privilegios reales; no éramos, en fin, ni magistrados ni financistas, y casi ni aun comerciantes; todo en contravención directa de nuestras instituciones”.

Sus PadresJuan Vicente Bolívar y Ponte y María de la Concepción Palacios y Blanco, pertenecían a los Criollos, grupo que para ese entonces gozaba de privilegios, pero menos que los de la realeza española.

Aunque Bolívar hubiese tenido para vivir una vida muy tranquila, a pesar de haber quedado solo a los 9 años tras la muerte de sus padres, combinó su vida estudiantil, de la mano de hombres como Andrés Bello o Simón Rodríguez, con el mundo militar, así, el libertador adquirió numerosos conocimientos que a su vez le permitieron convertirse en una persona con un gran verbo.

Francisco Rangel Escobar
                                                                     Andrés Bello y Simón Rodríguez

Sus maestros trataron de calmar su ímpetu juvenil, sin embargo, fue imposible. Su vida fue corta, pero intensa, y aunque conoció la derrota de muchas formas, con sus victorias se creció ante todos y hoy ocupa un lugar privilegiado en la memoria histórica de toda América y el mundo.

Por Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar: Bolívar perdió la batalla contra la muerte

Para un hombre como Simón Bolívar después de haber enfrentado tantas batallas, y luchado tan fuerte por la independencia de varios países, la muerte, aunque la había enfrentado miles de veces, no era algo de lo cual el pudiera escapar. Seguramente pensó que le llegaría antes de lo que debería, pero lo que probablemente no pensó es que iba a morir en una cama y no en un campo de batalla.

El Libertador daría su último respiro el 17 de diciembre de 1830, en Santa Marta, Colombia, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, teniendo como causa oficial de su deceso la tuberculosis.

Francisco Rangel Escobar
                                   Muerte del Libertador

¿Qué ocurrió antes de esta terrible fecha?

Bolívar sale de Bogotá en mayo de 1830, con dirección hacia el norte, por el río Magdalena, su salud para ese entonces estaba bastante afectada. Fue visitado por el Dr. Próspero Reverend, de origen francés. Ya para el 14 de diciembre, comenzaba una terrible agonía para el vencedor de las mil batallas, que sin embargo no libraría la más difícil de todas, la de la muerte.

Francisco Rangel Escobar
                                               Padre de la Patria

Francisco Rangel Escobar explica que para el 16, a la una de la tarde, ya el Libertador comenzaba a delirar, lo que era el presagio de que el terrible final estaba por llegar, siendo el día siguiente, la fecha donde el libertador pasa a otro plano.

Para las pocas personas que estaban en la habitación donde nuestro prócer dejó de respirar, fue un momento muy fuerte. Solo su fiel mayordomo José Palacios lloraba, el resto no quería hacerlo por el orgullo militar, sin embargo apretaban las empuñaduras de sus sables, lo que no evitaba que temblaran al no poder expresar el fuerte dolor que sentían.

Por Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar: la importancia de la Batalla de Carabobo

FRANCISCO RANGEL- Batalla de Carabobo
La Batalla de Carabobo

La Independencia de Venezuela no fue fácil. Simón Bolívar tuvo que ser muy inteligente y esforzado para, acompañado de hombres como José Antonio Páez, idearse una estrategia que le permitiera ganar la batalla más importante para el fin del coloniaje español en Venezuela: la Batalla de Carabobo.

 

Este enfrentamiento se llevó a cabo el 24 de junio de 1821, cerca de la ciudad de Valencia, entre el ejército realista, comandado por el mariscal de campo Miguel de la Torre, y el republicano cuyo general en jefe era Simón Bolívar. Esta batalla fue decisiva para la liberación de Caracas y, acompañada de la Batalla Naval del Lago de Maracaibo en 1823 y la toma de las fortalezas de Puerto Cabello por José Antonio Páez, garantizó el fin del dominio español sobre Venezuela.

Antecedentes

El 15 de junio de 1821, el Libertador reorganizó al ejército republicano en tres divisiones: la primera, a cargo de Páez, estaba formada por los batallones “Bravos de Apure” y los “Cazadores Británicos” además de siete regimientos de caballería; la segunda estaba comandada por el general de división Manuel Cedeño y constituida por los batallones “Tiradores” y “Vargas”, y la tercera, a cargo del coronel Ambrosio Plaza, estaba constituida por 4 batallones: el “Rifles”, “Granaderos”, “Vencedor de Boyacá” y “Anzoátegui”. Las fuerzas de Bolívar sumaban en total 6500 hombres dispuestos a dar la vida por su territorio.

tempranas horas del 24 de junio, el Comandante en jefe realizó un reconocimiento sobre la posición de los realistas y viendo que era imposible atacarlos por el frente y por el sur, ordenó a las divisiones que modificaran su marcha por la izquierda y se dirigieran al flanco derecho de los realistas que estaba sin protección.

La batalla no fue fácil y ambos bandos perdieron a muchos hombres, resultando ganador ejército republicano. La retirada del ejército realista valió para la concepción de la Gran Colombia, otorgándole a Bolívar una victoria basada en su inteligencia y liderazgo.

Por Francisco Rangel Escobar

El 15 de agosto de 1805, Bolívar juró en el Monte Sacro

Simón Bolívar es uno de los hombres más grandes que ha parido la tierra venezolana. El pasado 15 de agosto se cumplieron 211 años de aquel famoso juramento realizado en el Monte Sacro: Bolívar juró delante de su maestro, Simón Rodríguez,  liberarnos del yugo español.

 

Un joven Bolívar, quien luego se convertiría en el protagonista del proceso que diera libertad a cinco naciones, se encontraba en una caminata junto a Simón Rodríguez, su maestro, aquella tarde en la famosa colina romana del Monte Sacro, en Italia; allí,  el mozo de apenas 22 años, lleno de energía y de pasión por su tierra, dijo:

“Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

Con estas palabras sellaría el destino de Venezuela. De allí en adelante su norte fue construir la gesta heroica que hoy es la base de nuestra democracia.

Casi dos décadas más tarde, en 1824, Bolívar enviaría una carta a su Robinson, Simón Rodríguez, recordándole aquel momento en el Monte Sacro: “¿Se acuerda Vd. cuando fuimos juntos al Monte Sacro en Roma a jurar sobre aquella tierra santa la libertad de la Patria? Ciertamente no habrá Vd. olvidado aquel día de eterna gloria para nosotros; día que anticipó, por decirlo así, un juramento profético a la misma esperanza que no debíamos tener”.

Por Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar: Simón Bolívar, una fuente de inspiración

FRANCISCO RANGEL 2.1

Simón Bolívar es uno de los personajes más importante en nuestra identidad como país. En Venezuela, desde que estamos muy pequeños, siempre se nos habla sobre él, se nos coloca de ejemplo su vida y sus ideales, se nos enseña a respetarle como Padre de la patria.

Por su éxito, Bolívar fue objeto de culto, tanto cuando estaba vivo como después de su muerte, llegando a ser magnificado; por ende, se hace imperante transmitir la vida de este insigne venezolano ya que por él somos lo que somos como sociedad el día de hoy. Tenemos una identidad propia y nos regimos bajo principios autónomos, en donde ya el yugo español pertenece a la historia y no a la realidad.

Bolívar luchó muchas batallas
Bolívar luchó muchas batallas

Aunque Bolívar representa al luchador ideal de nuestra historia, su característica más importante es el liderazgo con que marcó ante sus compañeros de armas, la misma cualidad que lo llevo a recorrer miles y miles de lugares y asistir a muchas batallas, forjándose, sirviendo de ejemplo eterno ya que hoy por hoy muchos queremos ser como él, tener su valor y seguridad, esas cualidades que nos permitan alcanzar un objetivo y querer a nuestra patria como él la amó.

Quizás la forma más sencilla de realizar un homenaje a su memoria sea siguiendo sus pasos, haciendo prevalecer lo nuestro sobre lo demás. Luchando para que cada día, desde nuestra posición y con nuestro trabajo, contribuyamos con el crecimiento de ese país que tanto defendió y por el cual estuvo dispuesto a dar su vida, regalándole la independencia.

La Casa del Libertador: una joya histórica

La casa de  Simón Bolívar, nuestro Libertador, es considerada uno de los sitios de interés histórico tanto para los venezolanos como para los turistas.

Placa en la Casa de Simón Bolívar

 

Ubicada en pleno corazón de Caracas, frente a la Plaza del Venezolano, en la esquina de San Jacinto y construida en 1680, fue hogar del Libertador hasta el fallecimiento de su señora madre en el año 1792. Después de esto, Juan de la Madriz, familiar de doña María de la Concepción, compró la casa, hasta que en 1876,  Antonio Guzmán Blanco, Presidente de la República, decide comprar la propiedad.

En 1912 cuando se realizó la donación al estado de la casa con la intención de convertirla en un museo, comenzando su reconstrucción en 1916, siendo abierta al público en 1921.  A nivel arquitectónico, la casa destaca por su estilo español, su patio central y la distribución de las habitaciones alrededor de éste; cuenta con un segundo patio en el que hay una fuente de agua que era, en su momento, para los caballos, teniendo a la caballeriza justo detrás de este segundo patio.

Francisco Rangel Esobar: patio interno de la casa del Libertador
Patio interno de la casa del Libertador

En ella se pueden observar muros pintados por Tito Salas, así como enseres que pertenecían a la familia Bolívar, sus botas o su uniforme. Justo al lado de la casa natal del Libertador se encuentra el Museo Bolivariano donde se pueden hallar documentos históricos, armas y escudos de la época colonial.  

La casa del Libertador fue declarada Monumento Nacional en el año 2002, encontrando en ella pedazos de historia que es necesario conocer.

Por Francisco Rangel Escobar

Curiosidades en torno al Libertador

Simón Bolívar es el prócer venezolano por excelencia. Su nombre va más allá del título El Libertador ya que es el más grande luchador que Venezuela ha tenido y su nombre es respetado en todo el mundo por su heroicidad y su carácter decidido.

Hay muchas anécdotas que rodean su vida y hoy queremos presentarte algunas que debes conocer:

Simón Bolívar inspirando liderazgo
Simón Bolívar llegando con sus lanceros
  • Muchos se preguntaran sobre el origen del apellido Bolívar. Este se remonta al año 1589, cuando llegó Simón de Bolívar, una especie de bisabuelo del Libertador, como secretario del Gobernador don Diego Osorio. Este hombre era nacido en Marquina, del señorío de Vizcaya en España. Sin embargo el apellido se escribía Bolíbar, cuyo significado era “pradera de molino” en lengua euskara o de los vascos.
  • Simón Bolívar conoce a Manuelita Sáenz cuando llega a Quito el 16 de junio de 1822, y es bien conocida la anécdota donde se cuenta que el libertador apareció con un grupo de lanceros, montado en su caballo blanco, cuando Manuelita le lanzó una corona de laureles que le pegó accidentalmente en la cara. Ese mismo día, caída la noche, las autoridades dieron un baile en su honor y Don Juan Larrea presenta a Sáenz sellando así el inicio de un amorío que quedaría marcado en la historia.

    Ciudad Bolívar en Venezuela
    Ciudad Bolívar en Venezuela
  • Son muchas las ciudades que llevan el nombre Simón Bolívar. Solo en Estados Unidos hay 42. En el caso de Venezuela, la primera ciudad que llevó el nombre del Libertador fue Angostura, cuando sus habitantes pidieron cambiar su nombre por Ciudad Bolívar.
  • Estados Unidos tuvo un submarino nuclear llamado USS SIMON BOLIVAR SSBN641, lanzado al mar en 1963 y retirado en 1995 después de que todas sus misiones fueran perfectas. El nombre de la embarcación lo eligieron los mismos marinos ya que este nombre era sinónimo de valentía, inteligencia y liderazgo.

Simón Bolívar y Manuela Sáenz

Francisco Rangel Escobar

Amor, revolución, cartas y pasiones son algunas de las palabras con las que se puede definir el momento histórico por el que atravesaban ambos personajes. Simón Bolívar es el libertador de muchos países (entre ellos su natal Venezuela) y en uno de sus viajes libertarios independentistas conoció a la que algunos llaman amante, otros como gran amor y –como él mismo consideró- la Libertadora del Libertador: Manuela Sáenz.

¿Quién fue La Libertadora del Libertador?

Manuela Sáenz de Aizpuru fue una aguerrida ecuatoriana nacida en Quito en 1797. Bolívar y Manuela se conocieron en la llegada triunfal de este a la capital de Ecuador en el año de 1822, fue allí entonces cuando comenzó la relación amorosa entre estos dos rebeldes independentistas. Sin embargo, Manuela estaba casada con el comerciante inglés James Thorne lo que en un principio pudo ser una impedimento para ella (pues él no sólo era su esposo sino que también estaba a favor de la corona española), mas el amor por Bolívar y por la independencia de su país y del resto de la Gran Colombia pudo más y Manuela siguió los pasos del Libertador por toda América.

Simón Bolívar en septiembre de 1828 recibió un atentando (casi mortal) en su casa en Bogotá, Colombia. Este día la proeza de la quiteña fue la que hizo que el libertador saliera ileso del atentado. Su valentía y gallardía la hizo merecedora del título de “Libertadora del Libertador”, como así decidió nombrarla el propio Bolívar.

Manuela y Bolívar vivieron un amor de pocos años (pues Bolívar murió al poco tiempo), pero de gran intensidad y así lo demuestran sus cartas que han sido publicadas en varios países.

Manuela Sáenz

Viajes de Simón Bolívar

Francisco Rangel Escobar

simon rodriguez

Madrid, París y Roma: Ciudades por donde transitó

Europa le abre las puertas a Simón Bolívar en su tercer viaje, cuando va a Gran Bretaña como diplomático e intérprete de una de una de las primeras embajadas venezolanas. Le gusta la vida inglesa y él se encarga de difundir algunos aspectos de la vida en Bretaña que le faltaban a América como el sentido práctico, estabilidad, respeto y dignidad. http://karlaespinoza9gradoa.blogspot.com/

Luego va a París, donde con Fernando del Toro se encuentra con otros jóvenes criollos americanos como los ecuatorianos Carlos Montujar y Vicente Rocafuerte, para volver a reunirse con su maestro Simón Rodríguez.

Comenzando 1799 viaja a España y en Madrid bajo la dirección y la tutela de sus tíos Esteban Y Pedro Palacios y el Marqués de Ustáriz se entrega a sus estudios, ampliando sus conocimientos en las áreas de historia, literatura clásica y moderna y matemáticas, igualmente aprende francés, esgrima y baile.

Se va a Italia con Simón Rodríguez y su amigo y compañero Fernando Rodríguez del Toro, con el propósito en su mente de luchar por la libertad de su patria. Este propósito lo reafirma luego con un solemne juramento cuando llega a Roma. Regresó a Venezuela por la ruta de los Estados Unidos, visitando varias ciudades de la costa atlántica.